Estudio demuestra que hay más acceso a comida poco saludable en zonas de establecimientos educacionales de bajo ingreso

Zonas educacionales de bajo ingreso mayor venta de comida no saludable

El análisis, que abarcó 10 mil locales de venta de comida distribuidos alrededor de 443 escuelas públicas de la Región Metropolitana (65% subvencionadas y 35% municipales) en 14 comunas, reveló una densidad significativamente mayor de locales de venta de comida no saludable en áreas de bajos ingresos en comparación a las de ingreso medio-alto. La mediana de las escuelas ubicadas en zonas de bajos ingresos registró 41 locales de venta de comida no saludable; en tanto, las zonas de mejor estatus socioeconómico se detectaron 16.

A su vez, se observó que hay diferencias por sector socioeconómico respecto a la distancia entre este tipo de locales y los establecimientos educacionales: 68 metros de distancia en zonas de menor ingreso y 114 en las de mayor.

El entorno alimentario como un factor de riesgo en la prevalencia de obesidad infantil

En Chile casi un tercio de los escolares entre 6 y 10 años tienen obesidad, prevalencia que en las últimas dos décadas se ha triplicado y que afecta principalmente a los niños y niñas más vulnerables. Según las cifras más recientes de Junaeb (2022), el 49% de los estudiantes de la RM presenta malnutrición por exceso, en donde los pertenecientes a sectores vulnerables tienen un mayor porcentaje de riesgo de tener obesidad (18%). 

Varios estudios muestran que el aumento de la prevalencia de obesidad está fuertemente asociada a la pobreza, determinada por sus múltiples manifestaciones, como la baja educación de los padres, la falta de acceso adecuado a la atención sanitaria, las condiciones deficientes del vecindario, entre otros. Para Juliana Kain, investigadora principal del proyecto y profesora del INTA, el hecho de que haya una correlación entre la prevalencia de obesidad infantil en escolares y la accesibilidad a locales de comida no saludable es otro de los múltiples síntomas de la segregación urbana de la Región Metropolitana.

Moisés Sandoval, también responsable de la investigación y profesor del Instituto, señala que las características demográficas del ambiente también influyen en la prevalencia de la obesidad. “Si se comparan barrios con las mismas características sociodemográficas, aquellos que cuentan con mejores recursos (ej: parques, buena conectividad de las calles, mejor acceso a la compra de alimentos saludables, bajos índices de criminalidad), estas zonas tienen una menor prevalencia de obesidad, lo cual, probablemente, está asociado al aumento de la actividad física”.

“Creemos si existe voluntad política y recursos, en los vecindarios desfavorecidos por algunos factores ambientales vinculados a la disponibilidad de alimentos, pueden abordarse soluciones a corto plazo”, afirma Gerardo Weisstaub, uno de los autores del estudio y académico del INTA, quien agrega que incidir en la disponibilidad de alimentos en los alrededores de los colegios puede, con el tiempo, disminuir el riesgo de obesidad infantil.

Intervención socioespacial en las zonas de escuelas públicas

Si se considera que la mayor parte de la población escolar asiste a escuelas públicas (54% subvencionadas y 35% municipales) y que, por lo general, a las escuelas municipales asisten los estudiantes de menor ingreso, entonces el intervenir los entornos alimentarios cercanos a este tipo de establecimientos educacionales permitiría mejorar la calidad de los alimentos disponibles, tanto para los escolares como para las familias de la zona.

IROBIC (Índice de Riesgo de Obesidad Infantil Comunal) es la investigación en la que se enmarcan estos resultados, la cual toma en consideración rankings comunales que consideran cuatro dimensiones de estudio: salud, socioeconómica, entornos educacional y comunal. Su objetivo es sintetizar en un valor global los factores de riesgo asociados a obesidad infantil para determinar áreas prioritarias a intervenir en los territorios, de modo de colaborar con las políticas públicas para reducirla.

Galería de fotos

Últimas noticias

Prof. Francisco Pérez Bravo, director del INTA.

Salud pública

Plantean como retroceso el aplazamiento de fortificación con VitaminaD

La medida, anunciada el año 2022, fue aplazada recientemente por el Ministerio de Salud. Francisco Pérez, director del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile, y Rodrigo Valenzuela, director del Departamento de Nutrición de la Facultad de Medicina del mismo plantel, entregan sus visiones al respecto, en un escenario donde, según la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017 y otros estudios epidemiológicos, gran parte de la población presenta niveles insuficientes de vitamina D, déficit que es especialmente preocupante en grupos vulnerables como niños y adultos mayores.

Vicepresidenta de la Comisión Superior de Autoevaluación Institucional (CSAI)

Verónica Cornejo: Vicepresidenta Comisión Superior de Autoevaluación

Tanto la Comisión Superior de Autoevaluación Institucional (CSAI), como las Comisiones Locales, son piezas claves para el proceso de autoevaluación que está viviendo actualmente la Universidad camino a su acreditación en 2025. Verónica Cornejo, vicepresidenta de la CSAI, explica que "con el aseguramiento de la calidad estamos dando un paso más allá para ver si lo estamos haciendo bien y cómo mejorar”.

Dra. Albala recibe distinción de Profesora Emérita de la U. de Chile

En reconocimiento a su destacada trayectoria académica y profesional, la Dra. Cecilia Albala Brevis, profesora titular jubilada del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), ha sido nombrada Profesora Emérita de la Universidad de Chile. Es la tercera integrante del INTA en recibir esta prestigiosa distinción, precedida por los profesores Fernando Mönckeberg y Ricardo Uauy.

Revista Pharmaceuticals publicó investigación liderada por INTA

La revista científica publicó un estudio dirigido por investigadoras del Laboratorio de Obesidad y Metabolismo Energético en Geriatría y Adultos (OMEGA) del INTA de la U. de Chile en donde se hallaron efectos benéficos en el uso de la planta Lampaya Medicinalis para restaurar la alteración en la señalización metabólica de la insulina, así como contrarrestar activación de moléculas inflamatorias.